generación de energía

Los sistemas Permasense cumplen los requisitos de control de las instalaciones de generación de energía, lo que incluye aplicaciones a altas temperaturas como depósitos para calderas y las tuberías asociadas, normalmente en líneas aisladas a temperaturas sobre los 350 °C, y en grosores de pared de hasta 150 mm. En aquellos lugares donde la corrosión acelerada por flujo es un problema, los sistemas Permasense permiten una correlación directa entre las condiciones de funcionamiento en periodos de tiempo determinados y las tasas de pérdida de pared en el tiempo correspondiente o coincidente.

La capacidad de los sistemas Permasense de transmitir los datos al equipo tiene un gran valor, ya que posibilita que los especialistas puedan asistir de manera remota a los equipos locales mediante la utilización de los datos para optimizar las operaciones.

Los sensores se pueden instalar en una amplia gama de materiales que incluyen el carbón y el acero al carbono fundido, cromo P5/5, cromo P9/9, 1% Cr (5130), duplex, P265GH (430-161), 1.4571 (316Ti), P295GH (17Mn4), monel, HR120, Inconel, Incoloy y hastelloy.